martes, enero 04, 2005

La noche que nunca existio

La víspera de año nuevo me levanté por la mañana, tarde, y antes de ir al curro, me pasé por el supermercado para comprar las uvas de rigor. Sí, hay tradicciones que es mejor no perderlas, como decía Electrocea.

Después de unas cuantas horas "trabajando duro", estoy siendo irónico, el subsituto del jefe (porque ni el manager ni el team leader se dignaron en aparecer por alli) decidió que lo mejor era irse para a casa. Nadie se opuso, solo faltaría, y a las siete de la tarde hicimos las maletas. Eso sí, poco antes IBM nos invitó a una comida gratis.

Tras llegar a casa, me duche, cené (una pizza cogelada comprada en un 24 horas, porque a esas horas todas las tiendas estaban cerradas), y me fuí a casa de Raúl, poco antes de las campanadas. Cuando llegaba él se marchaba a otra fiesta, así que me quede con sus compañeros de piso.

Decidimos ir a ver los fuegos artificiales...todavía los estoy esperando. Seguro que llegamos tarde. Las uvas me pillaron en medio de la calle, así que a ritmo de mis propias campanadas me fui comiendo las uvas. Conseguí comerlas todas a tiempo XD.

Después volvimos a casa de Raul, charlamos, bebimos una botella de vino, y me volví. Antes de regresar decidí pasarme por Temple Bar, la zona de vinos. Para mi sorpresa, a medida que yo iba para allá todo el mundo regresaba. Ya sé que aquí los pubs cierran temprano, a las 3:00, pero es que es fin de año!!! Pues nada, que allí había cuatro gatos haciendo ruido con un tambor y otros bailando al ritmo de la percusion. Parecía una danza tribal. Por fortuna, me encontré con un compañero de trabajo con lo que tuve a alguien con quien charlar. En ese momento me dí de cuenta de lo afortunado que era. Él se tuvo que quedar a hacer overtime, y salió a las 00:00 del curro. Se comió las uvas en el autobús XD. Hubiese preferido comerme las uvas entre servidores, drawers y estaciones de trabajo, por lo menos tiene su punto friki.

A las 4:00 me volví al hostal, eché unas partidas al blackjack con los recepcionistas, y, vaya por Dios, gane bastantes (era la primera vez que jugaba). Uno de ellos me recordó que "Lucky at cards, unlucky in love". A mi recordó más a "Los tontos siempre tienen suerte".

Por supuesto, no hubo chocolate con churros.

Siento como que alguien o algo me ha robado una noche, la noche de fin de año.

3 comentarios:

kaskito dijo...

Hola Pinillo.
Que sepas que ese fin de año podemos pasarlo akí cuando vuelvas.
La verdad es que me da un poco de pena la forma de disfrutarlo ahí. Ahora me queda más claro porqué todos desfasan lo que desfasan akí.
Lo peor de todo es que te perdiste la rima fácil. Feliz 2005, por el culo te la hinco!!!!
Por lo que me contó la gente que vio las campanadas en la primera, hasta Ramón García dijo que fueramos preparando la rima. jejejje.
En lo que se refiere a las fiestas de este año la cosa está mucho mejor. Los precios bajaron un poco, y nosotros no fuimos a una fiesta de barra libre por primera vez en mucho tiempo. Pagamos 10 euros por 2 copas y entrada. No fueron muy caras teniendo en cuenta que el Vodka lo padías pedir Absolut y el Wisky Cardú. Como niños pijos.
Jorge estaba de guardia en la farmacia. Pobre. Le fuimos a cantar el cumpleaños feliz. Menuda putada le hicieron trabajando ese día.
Gueno, chiquillo, me tengo que ir.
Un saludito campeón. A ver cuando te pillas un vuelo barato y nos das una visitilla.
Saludiños y feliz por el culo te la hinco.

Anónimo dijo...

Hola Diego. Que sepas que este último artículo me ha parecido sublime, tienes un gran talento para esto mamón.

No me había fijado en que había comentarios también. Los he leído y he podido observar cosas como:

acento.gallegoprofundo = ON
acento.gallegoprofundo = OFF

Por fin un ejemplo de la entrañable jerga informática. ¡Realmente los informáticos utilizan estas expresiones entre ellos! ¡El mito sigue vivo!

Fdo: Cygnus

paulorf dijo...

Piensalo bien, otros menos afortunados, como yo, tuvimos que ir a currar el dia 1.

O sea que mas o menos a la hora a la que tu te ibas a dormir yo me estaba levantando para ir al curro. Un coñazo obviamente porque el dia uno es uno de esos dias en que todos los que trabajan no pegan bola.