sábado, mayo 27, 2006

Una leyenda jamás contada...

Navegando por un CD de fotos, me topé de casualidad con una de mi estancia en Dublín. De esta foto guardo un especial recuerdo, sobre todo, por toda la cadena de eventos que surgirían a partir de ella. Esta historia comienza así...

A las tres semanas de llegar a Dublín, decidí mudarme a un hostal, tras haber pasado unas semanas en casa de mi amigo Paulo. Me dirigí entonces a Gardiner Street, calle cercana a la estación de autobuses y flanqueada a ambos lados por una larga cadena de hostales. Mi intuición me jugó entonces una mala pasada conduciéndome en aquella ocasión a uno de los peores hostales de todo Dublín, y quizás de Europa: el Lili.

Nada más poner el pie en aquel hostal quise salir de él la primera noche. Por desgracia, ya había pagado por una semana entera por adelantado. Finalmente, vencido el plazo, escapé de allí por piernas dirigiendo lo más lejos posible a algún hostal más acogedor, limpio y sobre todo, con duchas que funcionasen. Acabé en el Kinlay House, sin duda, un paraíso comparado con aquel infierno.

Más tarde, un buen día por la tarde paseando por aquella misma calle que tan malos recuerdos me traía, me topé con un hostal que llamó mi atención. Colgado en su portal yacía una placa, de la que pude vislumbrar en su parte inferior la bandera de Japón.

"Aquí vivió en su juventud el escritor irlandés Lafcadio Hearn"
Placa informativa en el número 46 de Gardiner Street, Dublín

Se trataba de una placa conmemorativa en honor del escritor greco-irlandés Lafcadio Hearn, colgada en el mismo portal de la que fuera su antigua casa materna, ahora reconvertida en hostal. Lafcadio vivió allí los primeros años de su vida, exactamente en el número 46 de Gardiner Street. Justo en frente del hostal donde me había hospedado un mes atrás.

Pero, ¿quién diablos es Lafcadio Hearn? Cuando descubrí su placa he de reconocer que sabía muy poquito acerca de Lafcadio. Ni tan siquiera sabía que Lafcadio era irlandés. Tampoco había leído ninguna de sus obras. Tan sólo había oido hablar de él a través de otros libros como "El crisantemo y la espada" de Ruth Benedict, o el libro de viajes, "Caderno de Xapón" de Miguel Anxo Murado.

Más tarde, en la Chester Beauty Library, dentro de Dublin Castle, pude descubrir más de él gracias a una exposición permanente dedicada a su figura. También pude gozar de las otras tantas exposiciones de arte abiertas al público y totalmente gratuitas de este magnífico museo, uno de los lugares que más solía frecuentar en Dublín.

Lafcadio Hearn, o Yakumi Koizumo, como mayormente los conocen los japoneses, fue un escritor greco-irlandés nacido durante en la segunda mitad del siglo XIX en la isla griega de Lefcadas, de la cual proviene su nombre. Hijo de madre griega y de padre irlandés, médico al servicio del Imperio británico en la India. Su madre se lo llevaría a los 6 años a Dublín, donde vivirían junto con la familia de su padre. Sin embargo su madre, rechaza parcialmente por su familia política, terminaría por dejarlo a cuidados de su tía-abuela, soltera y con ansias de criar a un hijo.

Su tía-abuela era natural del condado de Mayo, y allí vivió junto a ella el joven Lafcadio. Cada vez que el joven Hearn se portaba mal, su tía-abuela solía encerrarlo en un cuarto oscuro durante horas. Esto, junto con la curiosidad inherente de los irlandeses por observar fenómenos de carácter fantástico y sobrenatural en la realidad cotidiana de las cosas, configuraría en parte la temática de su obra literaria posterior. También, un infortuito accidente mientras jugaba con sus amigos, haría que Lafcadio perdiese su ojo izquierdo cuando sólo tenía 15 años. Como consecuencia, en sus futuros retratos siempre aparecería de perfil o con la cabeza agazapada.

Viviendo soltera toda su vida, su tía-abuela había cosechado una pequeña fortuna, pudiendo costearle una buena educación. Al cumplir los 12 años, Lafcadio se iría a estudiar a Durhan, al norte de Inglaterra. Desgraciadamente, cuando contaba con 19 años de edad su tía-abuela cayó en bancarrota, teniendo que abandonar sus estudios universitarios. Su familia le animó a emigrar a EEUU, como todo buen irlandés, en busca de unos familiares que vivían en Cincinatti.

Al llegar a Cincinatti, se encontró con el rechazo de sus parientes lejanos, los cuales no le ofrecen ningún tipo de ayuda. Por un tiempo vive en la más extrema pobreza, conviviendo con los sectores más desfavorecidos de la sociedad y la comunidad de inmigrantes negra. Finalmente, a través de un amigo, consigue un puesto como trabajador ordinario en un el periódico Cincinnati Daily Enquirer. Poco a poco escala posiciones en el periodico hasta conseguir una sección fija donde refleja ávidamente, gracias a su gran talento literario, la vida de las clases sociales más bajas de Cincinnati. Clandestinamente se casa con una mujer negra, considerado delito por aquel entonces. Como consecuencia pierde su puesto en el periódico y emigra a Nueva Orleáns.

Gracias a su anterior trabajo como redactor, consigue rápidamente un puesto en el Times Democrat de Nueva Orleáns. Sus artículos se centran sobre los mismos temas: comunidades de emigrados en la ciudad, su cocina, sus costumbres y el cruce y fusión de culturas.

Tras varios años trabajando exitosamente para el Times Democrat, se le ofrece la posibilidad de ser enviado a Japón como corresponsal. Corre el año 1890. Japón había sido forzado a abrirse al mundo tan sólo 22 años antes. Muchos occidentales ponen rumbo a este país prácticamente desconocido. La gente quiere saber sobre Japón y Japón está anheloso por aprender de Occidente.

Llegado Lafcadio a Japón, hechizado por las costumbres de un país descrito por Marco Polo como de refinado gusto caníbal, prontamente renuncia a su posición como redactor consiguiendo, gracias a su amigo janopólogo Basil Hall Chamberlain, un puesto como profesor de inglés en un Instituto de Secundaria de Matsue, cerca de la costa del Mar de Japón, en la prefactura de Shimane.

Durante su estancia en Matsue, Lafcadio se casa con la hija de un ex-samurai, de poderosa familia venida a menos. Es entonces cuando decide adoptar el nombre japonés de Koizumi Yakumo, concediéndosele además la nacionalidad japonesa. De este, su único matrimonio, nacerían sus tres hijos.

Tras Matsue, Hearn seguiría ejerciendo como profesor esta vez en Kunamoto, en la isla de Kyushu. Compaginando su actividad de profesor con la de escritor, es durante esta etapa cuando Lafcadio comienza a transcribir en forma de ensayo sus primeras impresiones sobre el carácter del pueblo japonés y sus costumbres. Como resultado publica su primer libro: "Glimpses of unfamiliar Japan" (1894). A lo largo de su carrera literaria, Lafcadio escribiría muchos ensayos sobre Japón, reflexionando sobre sus anteriores pensamientos y aportando otros nuevos. También en forma de ensayo aparecería 2 años después otro de sus libros más importantes: "Kokoro: Hints and echoes of Japanese inner life".

En 1896, el gobierno japonés le ofrece una plaza en la Universidad Imperial de Tokyo, cargo que desempeñaría casi hasta su muerte, en 1903. Su grueso literario se concetra en esta última etapa, donde sigue publicando libros no sólo ensayos acerca de Japón sino también, libros de relatos cortos donde se recogen pequeños cuentos de la tradición oral japonesa. En esta línea quizás sea su libro más popular: “Kwaidan”, que incluye breves historias orales del folclore nipón. Algunos de estos cuentos serían llevados al cine de la mano de Masaki Kobayashi. Akira Kurosawa, en su película Sueños, también plasmaría uno de los cuentos del libro, quizás el más famoso, “Onna no Yuki” (La mujer de las nieves).

Lafcadio Hearn fue uno de los primeros occidentales en desembarcar en Japón, tras un periodo de autoislamiento del país que duró más de 250 años. Por aquel entonces, poco se sabía acerca del pueblo japonés. A través de su obra recogió de primera mano y plasmó en sus libros la idiosincrasia de este fascinante pueblo, siendo uno de los pioneros en ello. Sus ensayos ayudaron al mundo a comprender más acerca de Japón, y a los japoneses comprender más acerca del mundo. Un vínculo entre Oriente y Occidente.

Su obra sería de referencia para otros sociólogos y escritores posteriores. También ayudo a alimentar la voraz curiosidad que despertaba Japón en Europa a principios del siglo XX, sobre todo, a raíz de la Exposición Universal de París. En el libro Irish Writings on Lafcadio Hearn, se dice que Henry L. Stimson, decidió eliminar Kyoto como primer país candidato sobre el que arrojar la bomba atómica, influenciado en parte por algunos diplomáticos franceses conocedores de la obra de Lafcadio Hearn.

En Diciembre de 2005, durante mi primer viaje a Japón, le pedí a mi amiga Hiromi que me llevase a su tumba, en el cementerio de Zoshiyaga, en Ikebukuro. Allí, en frente de su lápida, sencilla y sin grandes esplendores, yacían los restos Koizumi Yakumo y su mujer. Junté mis manos e incliné más que levemente mi espalda, en señal de respeto. Tras unos breves instantes el silencio se rompió con el sonido de dos palmadas. Recordé también por un momento aquella placa que cuelga, y sigue colgando, del portal del número 46 de Gardiner Street. Pensé en toda la extraña sucesión de eventos que me habían llevado en un periplo de un año a dos puntos de unión comunes y sin embargo tan separados en el espacio, y también en el tiempo.

Aún siendo un completo desconocido para Occidente, incluso para los propios irlandeses, su sombra sigue siendo muy larga en Japón. Yeats, uno de los grandes poetas del siglo XX, dijo de él: "He is a legend still untold..." Con este post quise descubrir un poco más su leyenda. Espero que os haya gustado…

Hiromi en frente de la tumba de Lafcadio Hearn, en el cementario de Zoshiyaga, Ikebukuro (Tokyo)

lunes, mayo 08, 2006

El hombre del tanque

Hace más de 15 años, un 4 de Mayo, los estudiantes universitarios chinos se levantarón para pedir más libertad a su gobierno. Con ellos arastraron a otro sectores de la sociedad en multidinarias protestas que finalizaron el 4 de Junio con el cerco a la plaza de Tiananmen, la plaza de la paz celestial.

Quizás la imagen más significativa de aquella pequeña revolución fue la de un hombre anónimo, que cargado con dos bolsas de la compra, se plantó delante de una cadena de tanques.

En este reportaje se hace un repaso a los eventos sucedidos en la plaza de. Los tres primeros documentales son una retrospectiva sobre los acontecido durante 1989 a las puertas de la ciudad prohibida. Los otros documentales analizan las consecuencias y el desarrollo de la China actual. Todo ello con un ojo puesto sobre este anónimo hombre, símbolo de libertad y rebeldía. El solitario grito de todo un pueblo.

Aunque un poco parcial para mí gusto creo que es una gran reportaje, sobre todo para recordar aquellos hechos y asomarse a la China de hoy en día.

Por otra parte, creo que el documental trata de transmitar a veces una imagen simplificada de China. Nos presentan una China en la que las diferencias entre las clases sociales son cada vez más grandes. Si bien es cierto que China es el país del mundo con mayor número de millonarios, pero también es cierto que el nivel económico de los chinos ha crecido especialmente en los últimos 20 años, creando una cada vez más grande clase media.

Normalmente cuando la empresas se frotan las manos al hablar de China piensan en un mercado de 1300 millones de personas. Lo cierto es que este mercado es potencial, como bien indica el documental. El mercado real objetivo puede estimarse entre 300-450 millones de personas, como mucho.

El papel de China en el mundo, hoy en día, es de fábrica del mundo. Gran fábrica donde la mayoría de los países del mundo externalizan su manufacturación, al mismo tiemp que disparan su déficit comercial. Creo que ésta es otra de las reflexiones positivas del reportaje.

En la China de hoy día, como ha ocurrido a casi todos los paises que se industrialician, los campesinos emigran a las ciudades en aras de un futuro mejor. En el documental se apunta como un problema, pero además de eso, también es una evolución natural en todas sociedades industrializadas, nada nuevo. La siguiente fase será el incremento del PIB en el sector servicios. La extinción de la sociedad rural es un hecho en China, que castiga especialmente al interior del país. El gobierno Chino consciente de ello ha incrementado la inversión para este 2006 en el interior del país.

La valoración de los cambios en política social me parecen sobre todo partidistas y cínicos. Cuando se habla de la privatización de la enseñanza pública y la hospitalización no sé realmente si se está hablando de China o de EEUU. No me alegro por China, sino todo lo contrario, pero me temo que esas diferencias son más graves e importantes en una de las principales economías del mundo. No creo que por ello no tengan derecho a criticar al gobierno chino, pero creo que una reflexión más profunda sería más acertada, y no aplicar una doble-moral victoriana.

La misma reacción me produce la reciente comparecencia en el senado de empresas estadounidenses de tecnologías de la información (Yahoo, Google, Microsoft y Cisco) por colaborar con el gobierno chino en la censura de contenidos. Yo estoy en contra de cualquier forma de censura, incluso cuando se enmascara bajo el disfraz de lo políticamente correcto (políticamente correcto es la palabra políticamente correcta de la palabra censura).

Los mismos argumentos que esgrime el gobierno estadounidense para acusar a CISCO le sirvieron para someter a Phil Zimmermann a 3 años de investigación criminal cuando decidió hacer público su software de encriptación a través de internet. Phil Zimmermann es el creador de PGP, un archiconocido programa para la encriptación de correo electrónico.

Con su sistema pretendía garantizar la privacidad de los usuarios, dificultando la desencriptación de correo electrónico, incluso para el gobierno de los EEUU. Ante la posiblididad de hacerlo el senado propuso el proyecto de ley 266, por el que se obligaba a los desarrolladores de sistemas de encriptación a introducir puertas traseras en sus sistemas. Por fortuna, el proyecto de ley no salió adelante. Finalmente el gobierno estadounidense accedió a la exportación de sistemas de encriptación con claves de 56 bits, frente a los de 128 o 256 bits que ofrecen una mayor seguridad. En EEUU se pueden utilizar claves de 256 bits, aunque algunos han sugerido que el Estado debería tener mayor control. Como siempre hubo debate. Y esa es precisamente la mayor y más importante diferencia entre EEUU y China. En EEUU un intelectual como Noam Chomsky puede criticar enormemente a su gobierno y seguir manteniendo su cátedra en el MIT. En China esto es impensable.

Los motivos para la investigación del Phil Zimmerman tienen su origen en la Arms Export Control Act, por la cual los EEUU prohiben la exportación de material militar a otros países. Curiosamente, el software de encriptación se considera material armamentístico. Del mismo modo se considera que el firmware de reconocimiento de mensajes, voz, etc de algunos productos Cisco es una violación a este acta. Cisco se defendie como proveedor de esos servicios, alegando que no tiene responsabilidad alguna en el uso que se hace de ellos, tal como se ve en el reportaje.

También cabe recordar la violación de derechos civiles que vinieron tras los sucesos del 11-S y la aprobación de la Patriotic Act, por que toda la información electrónica quedaba sometida a vigilancia por parte de los Estados Unidos, obligando a las empresas de IT a desvelar los mensajes de sus usuarios.

Me parece magnífico que un Estado vigile la ética a sus compañías y pida cuentas por ello, pero en ningún caso nadie está por encima del bien y del mal. Las buenas maneras empiezan por casa.

Otro punto cuestionable del reportaje es la afirmación indirecta de que la prosperidad actual de China tiene sus raices en Tiananmen. Lo cierto es que fue Deng Xiao Ping quien con su frase: "Enriquecerse es glorioso" cambió la orientación económica de China. La creación de Zonas Económicas Especiales, como pequeños puntos regidos por un sistema capitalista, comenzó en 1980, con la creación de la zona económica especial de Shenzhen. A ella siguieron otras Zonas Económicas Especiales como: Zhuhai, Shantou, Xiamen, el distrito de Pudong en Shanghai...Realmente, la idea de las SEZ (Special Economic Zone) no es algo nuevo y tiene sus origenes en la creación de concesiones Chinas a paises extranjeros para el comercio exterior, como las creadas hace más de un siglo en Guangzhou, Qingdao, Shanghai, Xiamen, etc.

Es curiosa también la tendencia a observar o a juzgar el mundo desde nuestro punto de vista occidental. Desde Occidente se nos ha vendido la idea de que el movimiento de Tiananmen fue un movimiento por la democracia. Realmente yo creo que pocos podemos entender cuales fueron las razones o las circunstancias de los que allí estuvieron. Sin duda buscaban una mayor libertad, pero libertad no siempre quiere decir democracia, y aun menos lo contrario. Lo cierto es que cuando los pocos más de 3000 estudiantes que resistieron heroicamente en la plaza de la paz celestial fueron desalojados en la madrugada del 4 de Junio, lo hicieron alzando sus manos en señal de victoria y entonando la Internacional (irónicamente, himno del partido comunista chino).

Por último, leo esta esperanzadora noticia hoy acerca de un grupo de desarrolladores de la Universidad de Toronto que ha ideado un sistema para eludir el Gran Cortafuegos chino. Me gustaría pensar que esta investigación y desarrollo son fruto de la inversión de las mismas empresas que se averguenzan de colaborar, pero colaboran, con el partido comunista Chino. Sin duda estos hackers son los herederos de aquel hombre del tanque.