sábado, mayo 07, 2011

De Blasco a los leones del HSBC

Con total naturalidad, y después de más de un año de inactividad, vuelvo a escribir en este abandonado blog. Dedicaré esta entrada a Servando que tan insistosamente me ha recordado durante todo este tiempo retomar mi actividad bloguera.

Estos días estoy leyendo el libro "La vuelta al mundo de un novelista" del escritor valenciano Blasco Ibañez. Blasco, más conocido por ser el autor de novelas como "La Barraca" o "Los cuatro jinetes del apocalipsis", animado por ver el mundo y ser testigo de su redondez, se embarcó a principios de la decada de los años 20 del siglo pasado en un viaje alrededor del globo a bordo del crucero Franconia. La ruta del Franconia partía de Liverpool poniendo rumbo en dirección Este, atravesando el continente americano a través del Canal de Panamá, llegando posteriormente nuevamente a Europa, a través del Canal de Suez, poniendo fin a su trayecto. A lo largo de este largo viaje, los pasajeros del crucero tenían oportunidad de visitar exóticos paises como Hawai, Japón, Corea, China, Filipinas, Indonesia, India...

Blasco, ya era entonces una figura mundialmente conocida, sobretodo a raíz de la adaptación cinematográfica de "Los cuatros jinetes de la apocalipsis". En muchos de los lugares que visita es recibido con honores por autoridades, hispanistas o por las pequeñas comunidades de españoles en ultramar. La prosa de Blasco, cargada de detalladas descripciones, directa y con dosis, a veces, de alta literatura, sin llegar a ser por ello tediosa, resulta amena y atractiva. Ahora que la globalización se antoja un invento reciente, resulta interesante observar como, allá donde fuere, siempre ha habido personas yendo y viniendo, viviendo lejos de aquello que se llama patria.

Además de las relaciones sobre españoles viviendo en el extranjero, las crónicas de los lugares que Blasco visita resultan de indudable valor, sobretodo si se ha tenido oportunidad de visitar dichos lugares tal como son hoy día. Es como viajar en el tiempo, un viaje alrededor del mundo de hace casi 1 siglo, un mundo que ya no existe, aunque sí lo sigan haciendo esos mismos lugares que lo componen.

En el capítulo dedicado a Hong Kong (capítulo 12 y 13 del libro 2, según la edición de Alianza Editorial), el escritor valenciano aprovecha su estancia en Puerto Perfumado para visitar Macau a bordo de un barco vapor-correo. Cuenta que entre sus compañeros de tripulación, todos ellos clase alta de Hong Kong, se encuentra Mr.Stephen, nacida en Bombay, hija de un español.

La señora Stephen resulta ser la esposa de Alexander G Stephen, director general por aquel entonces (corre el año 1923) del Hong Kong and Shanghai Banking Corporation, mayormente conocido por sus siglas: HSBC. Antes de ser enviado a Hong Kong, Stephen fue director de la sucursal del HSBC en Shanghai. Siendo director del HSBC en la ciudad del estuario del Yangtze, Stephen encargó esculpir dos leones que guardarían la entrada del edificio de dicho banco en la metrópolis china. Estos dos leones fueron apodados Stephen, el que ruge, y Stitt, el que yace calmado, en honor al propio Alexander G Stephen y Gordon Stitt, sucesor de Stephen en la sucursal de Shanghai.


Stephen y Stitt, guardianes de la entrada de la sede central del HSBC en Hong Kong

En 1935, cuando el HSBC abrió su nueva sede central en el número 1 de Queen's Road Central (Hong Kong), el banco ordenó construir una réplica de ambos leones, seña de identidad ya en aquellos días de este banco británico. Desde entonces, y a excepción del periodo de dominación japonesa en Hong Kong, estos dos vigorosos felinos, imperturbable el uno, desafiante el otro, protegen la entrada de la sede central del Hong Kong and Shanghai Bank Corporation.

4 comentarios:

Diego F. Goberna dijo...

..y con toda naturalidad, gracias al rss, te seguimos leyendo :)

Juas! vaya sorpresa, resulta que HSBC es mi banco aquí en UK! :D no sabía que tan curioso origen.. gracias!

Un abrazo meu

Diego Pino dijo...

Y que rápido has comentado :P

Pues sí, mucha gente no sabe qué significan las siglas del HSBC. Recuerdo que a Servando le pasó algo parecido, tenía HSBC en Londres y cuando vino a Hong Kong cayó de la burra :) Yo antes de ir a HK no sabía ni que existía un banco llamado HSBC :P

Cygnus dijo...

Sí, es verdad, me di cuenta en Hong Kong, creo. ¡Felicidades por retomar el blog!

Cygnus Nazca dijo...

Ja, no había leído la entrada. ¡Pues sí, ya era hora! Eso del león con la boca abierta y cerrada es típico de Asia.

http://eltruchiman.blogspot.com/2011/01/entrada-al-santuario.html